Retenciones

15 Reflejos



Retenciones

Soy una marioneta vestida de
blanco que muere en la oquedad
de las lágrimas pretendiendo
desangrarme en cada estación
de letargo.
Hago lagos de los silencios
atándome al vértigo- aún sucedes
en la lluvia de mi tiempo-
Soy la que gotea lento, la que
se cobija de vacíos, la que los
miedos le atraviesan las
tempestades,
la que anestesia la piel para
hacerla cenizas en los espacios
donde el polvo cabalga traspasándome
en silencio.
Aún relampagueas en esta soledad
camuflada de ti, en este enjambre de
pensamientos que te retienen
en el horizonte de
mi pecho.

De ti

6 Reflejos




De ti


Ser en ti, en tus miradas,
de ti, haciéndonos
historia en los besos, tomándonos
las manos en líneas
de siempre,
digitalizándonos el alma,
confundiéndonos en un te amo
vestido de noche,
de ti.
Es perfecto verte allí en
el espacio donde me faltas, oxígeno
que libera el aire, de ti, de amor,
cuando sangras en el latido
que secunda mi voz en tu
silencio...

Me faltas

3 Reflejos
Me faltas

Es tan perfecto ver como
sangra la herida en un día
de lluvia confundiendo mis
lamentos con el goteo
acechando el techo.
Y yo vestida de ti cuando
ese ¿ me sientes?, ¿me sientes?
es el grito que queda después
de que monopolizas mi soledad.

Me gusta verte paralelo a
mí, a mis ansías, dilatando
un te quiero cuando mis
lágrimas vierten de esta forma
tan abrupta de ser en ti.

Y vuelve ese ¿me sientes?, ¿me sientes?
y vuelves a sangrarme en esta herida
y te respiro cada vez para seguir
abarcando este aire de ti y me doy

cuenta que aún me faltas…

Frío

8 Reflejos
Frío

La capacidad se rebasa
mientras la huída es hábito
haciéndose destino, destino de
agua en desierto
de vida.
Los sollozos se aglomeran
en la garganta, se anudan
a un instante sin ti, a lo inverosímil
de tu espacio en silencio;
Morir de eternidad me
basta en una lágrima que se
hace lluvia donde me abandono
en un pedestal de frío.
La ausencia es kilométrica
y no alcanzo a detenerte
en mi vacío….

Amor pretérito

3 Reflejos
Amor pretérito

Ignorarte desde la edad en que me
sucediste es detener el tiempo
llegando desde lo imposible para
convertirte en respiro.

Hoy eres mi silencio, mi antología
y los años que se quedan guardados
en algún álbum de fotografías.

Percibirte a deshora siempre
ha sido un hábito que me equilibra.
Nombrarte desde mi soledad es
desvivirme con cada beso abandonado
en los labios de un pasado que termina por
abrazarse a mi volátil presente;

¿Dime cómo gritarte un te amo
desde mi vientre sin tener que llorarte
en un latido interrumpido?

No pretendo desmoronarme
con el recuerdo que eres, lo que
intento amor mío es sentirte desde
el olvido que fuiste…

Actos en el teatro de la vida

6 Reflejos
Acto I (Búsqueda)

Ella llega vestida de blanco, algo
transparente y bizantino sólo para
verla me imagino agitando cada
una de las estrellas.
El nacimiento de las horas suele
ser un crepitar de silencios bordeando
cada hilo de plata, su vacío es
perceptible en cada vestimenta roja que
implosiona desde su cauce
– erupción de segmentos-
Se volatiliza la sensación.
Cada párpado se baña en una noche
de espuma como si esperar fuera la
nada y su todo en su vestimenta
de niebla.
Siguen las cavernas siendo gritos
en medio de un reflejo que se fragmenta
condensando cada resto de estos
huesos calcinados.
Y heme aquí hecha cenizas lapidando
lo que alguna vez llamé destierro,
caótico reencuentro…


Acto II (Introducción)

_______________Llega ella abrigada con un
_______________cielo de fuego y sólo la veo
_______________cruzando abismos.

Quedan las rodillas destrozadas de
tanta plegaria enjuiciando miedos para
eximirme de este castigo de sed.
Las siluetas quedan desvencijadas
a la espalda de la noche que intenta
callada bordearme en esta fe sin dios,
en este santo sin nombre;


trato de mirarla, es bella,
pálida y ya su sed se sacia en
el vértigo de nuestra ausencia;
suele decirme: has que tu centro
de gravedad falle y
……c
………..a
……..………e
exigua de miradas.

Ella me presta su cielo de fuego y yo me segmento
tratando de usurparme en el silencio, mientras el eco
hace combustión de santidad.
Su nombre ya no es nombre en esta tempestad hecha frío,
buscaba quemarse en la hoguera de sus pies,
amamantando sueños de la nada. Llegaba con su cara de angustia
viajando hacia los confines de la ausencia, derrame amniótico de
su nacimiento vencido.
Y heme aquí hecha virgen esperando
un atajo nupcial en cada una de mis
oberturas…

No soy…..

4 Reflejos
No soy…..

Ya la madurez se apodera de mis sentidos, ya no te lloro como antes, sin embargo sigue este calvario del yo sin mí, del mi sin yo en las fronteras que suelen ser esquirlas de lo que tú en tu momento llamaste amor, pero qué es el amor cuando se empaña, cuándo la bruma termina por acongojarlo, dime, dime qué es.
Todos llevamos dentro la sed que aclara los momentos y el agua es esa finalidad que termina por desplomarnos, suena contradictorio y hasta masoquista pero ¡qué va! Soy masoquista eso lo sabes, así que no es nuevo que aunque la madurez termine por abarcarme siempre siga siendo esa niña frágil que cruzaba los ríos sin preguntar si sería mejor atravesarlo nadando en su cauce dejando que la corriente me abandonara donde muere el arco iris.
¡Lastima! No ser ya esa niña que siempre dejabas para más tarde…. Ya no soy esa que dejabas al lado del puesto del autobús con lágrimas en los ojos y con el corazón apretujado de ausencia….

Defectos (condensándome- condensándote)

4 Reflejos
Defectos (condensándome- condensándote)

Siempre quise ser tan
intensa como la libido que asfixia
tus momentos, quise procrearme
desde tu centro en inevitable
consecuencia de llanto.
Fundida en mis imperfecciones,
en la viscosidad que intenta presionar
toda entrada a esta laguna
de vacíos.

Invento un
desbalance en este miedo de no
ser de ti y de entregarme todas mis
frecuencias en condensación de ausencia.
Los muros de mis años ya
cuestionan cada lágrima derramada,
mientras la invisibilidad salda su
deuda como el agua cuando se
escapa de las manos.

Hago bruma de todos mis defectos
hasta el de fumarte en toda tu
desnudez, el humo se concentra y
mi respiración entorpece esta
euforia de odiarte.
La niebla ya se hace incontrolable
en el palpitar y el silencio es un declive
que hacen mis intentos de abandonarte
como barco a la deriva…

Filtración

2 Reflejos
Filtración

Deja que mi ecosistema
sea humedal que florezca desde
mis parpados para huir a la silueta
desprendida de tus ocasos;

me propongo dejar
que tus dedos abarquen su
ley anatomista en este pulular
de ausencia.

Siempre regresas a mis olvidos
como segmento dividido en la
respiración de un te amo,
sueles filtrarte, lo haces como
premisa en cada latido.

Te sustituyo, cada vez eres
menos verbo conjugado,
dejo que sea esta la última vez
que me duelas en posición germinal;

hoy caminas como los minutos
en una implosión vencida,
donde el vientre se hiela de soledad
al nombrarte…

Prisma

0 Reflejos
Prisma

Un segundo para descansar y luego morir de
vida en tus brazos…..

Anhelándote en cada destello
de luz que atisba por la ventana,

mientras voy
pregonando del silencio los te quiero
y luego sobrevivir en ti, en tu lenguaje
hecho agua.

Te declaras anatomista y vas
diseccionando cada labio
………………….. (caricia de fuego)
haciendo de ese dolor un poco
más avasallante en el prisma
del beso.

El verbo es inseparable conjugación
en todos los tiempos y prosigue
la silaba muerta a resucitar viejas
heridas, es cuando digo:


mi amor eras, eres y
seguirás siendo de esta cicatriz
su recuerdo….

Trazos de vida

2 Reflejos

Trazos de vida



Soy voyeurista en el silencio donde

penetro al centro de los sueños

________________________________________




Me intuyo por esta sensación
de creer que el vacío es trivialidad que
acalla su sed, sólo que la garganta
es de lata y sus suturas
aún sangran
……………………….. (tobogán rojizo).

Trato de acercarme y hacer
malabares en el hilo de vida que me
queda,
como un trance por esta demencia
de hacer del miedo un tatuaje en los
párpados del destino,
ese, que gotea de volatilidad
hasta hundirme en los pliegues
que hacen de la oquedad un transitar
por el alma.

Yace prematura la edad
de fiebre;
y me doy cuenta que
la vida es un río en cuyo cauce nos queda
embarrarnos los pies y ahogarnos
en la eternidad de sus aguas….

Tuya

0 Reflejos

Tuya

Te percibo en esta piel
que duerme en tus ocasos;

te siento en el latir de este
corazón sediento como
gota de agua en boca árida.

Te presiento en mis conquistas,
en los mundos lejanos que me
advierten como implosión a este
latido sangrante.

Me opongo a deshabitar este
abrigo de ti que me seduce
en cada contracción

Y aquí me tienes plegada a ti
como simbiosis perfecta cuando me
proclamo tuya en todas mis leyes
y anatomía...

Destiempo

9 Reflejos



Destiempo

Se deshoja la margarita, los ojos
se enjuagan, las horas titiritan
esperando el desenlace que arroja
este suspiro de ti,

de tus suicidios y de mis tantas
muertes, pero, vuelves, vuelvo, es
un ciclo caótico y hasta voyeurista ;


sigo hundida en tus necesidades
que son mis casualidades en este
camino de agua.


Me despliego ante tus conclusiones,
ya no es nueva la idea de procrearte
en mi vientre de fantasía.

No es fácil respirarte en la
volatilidad del aire aunque siempre lo
intente y caiga en la decepción de ser
oxigeno concentrado.

Nunca fui mía, ni cuando pecaba de
acaparar mis conflictos yoicos.

Siempre fui un gesto que iba en tiempo
vencido y de la mano con esta plegaria de
ausencia donde quema tu nombre,
donde me intento armar como pieza de
rompecabezas….

Volátil

0 Reflejos
Volátil

El mito de tu verdad ya
no traspasa el equilibrio de
mis dudas.

Mis ocasos hoy son galería
que
rasga este templo, son bitácoras
de sueños en un eclipse de pieles
cuadriculadas en los intentos.

Los obituarios se asoman de a
poco
sólo llevando el epitafio a cuesta:

"descanse de aquella muerte lenta y
bendito sea el nombre que devora
la euforia".
Las plegarias son pocas,
la volatilización es la dueña de mis pies
que se derriten al calor del asfalto
( ya los zapatos son de hielo)


La huella se hace añicos
en esta línea donde es prohibido
caminar;

sólo se vuela aunque la
inmortalidad juegue en los azares
del riesgo…


En la eternidad de los desiertos…

2 Reflejos
EN LA ETERNIDAD DE LOS DESIERTOS

Sumergida en tus ocasos
donde soy frágil al reverso
de tus labios.

Hoy como siempre me posiciono
en estos bordes que sólo
saben amarte, en la tragedia que me
regalan las deudas, en la
piel de tu ausencia.

Cuadriculándome en los intentos,
cuando las líneas de las manos se
van borrando para prestarme una
caricia a la etérea perfección de
mis opuestos, tú,

-----------en mis discusiones,
en la sombra de los
espejos.

Comprenderte
en la distancia, mirando
esa parte tuya que me vulgariza,

en la algarabía de la
soledad cuando nos amamos
en el otro lado del arco iris sólo
que hoy no llueve,

_______________hoy no nos llueve en esta
________________eternidad de desiertos...

Aferrándome

2 Reflejos
Aferrándome

Hoy me aferro a esta estructura
rígida en la que se envuelve mi
ecosistema selvático en muchas
imperfecciones de ti;

tan disciplinada en este amor
que me ciega y me tartamudea.

En mi entorno de abandono sólo
existe el exilio de tu nombre,
la extensión de mis fantasías en el
despertar de las madrugadas

compartidas.

-al espiral de las sábanas-

Saber que puedo morir contigo

y sin ti es aferrarme con el cordel
que me deja el aleteo de la mariposa
en la fragilidad de esta sensación,
………………e
……………..b
…………….u
…………....s
----que
……….-------.b
…………...-------a
……………….------j
……………………---a
que
……..pende
del equilibrio de mis riesgos.

Charlando con la del espejo

0 Reflejos
Charlando con la del espejo

¡Ay! Rosmery, Rosmery hasta cuándo con esa mala educación de creerte que las ilusiones son tuyas cuando no la vives ni en el vaso de donde bebes.
Hasta cuándo viviendo de la fantasía, hasta cuándo haciendo monólogos con el espejo.
Tan humana eres que prestas las emociones a un “hola, estás bella”; sólo eres una ligera pluma que improvisa vuelo.
Volatilizas como siempre, ¿qué esperas de la vida, Que te atropelle el tranvía de los recuerdos?
Estúpida niña ¿por qué no ves que no eres?
Qué pasa contigo crees que eres la única que sufres, ¡no! No te creas tanto.
Lo que me interesa saber es por qué desperdicias el tiempo y las neuronas en él, así eres de de estúpida que no ves lo que está enfrente de tus narices, ¿Cuál calificativo te queda?
No sabes que el desprecio sonríe, pareces cucaracha que entre más la van pisando más va agarrando para el zapato.
Escúchame por un momento, sé que llorar es bueno permite que los ojos se humedezcan, sí, sé que tienes pedazos de tu corazón en la mano, pero por favor atiende mis consejos.
Grita y espanta a los grillos de la noche para que los fantasmas desaparezcan; atiéndeme, colócate en la cama en posición fetal y te darás cuenta como el dolor se calma.
Yo: Entonces trataré de morir en esa posición, es más fácil y me anestesio de una vez y por todas.
Tonta niña, vive la realidad conmigo, ven, ven acá en este lado del reflejo.

Cartas a él

0 Reflejos
Cartas a él IV

Cielo mío:

Ya soy más detallista en los adjetivos creo que te has dado cuenta.

Llevo dos mil novecientos veinte días sin ti, setenta mil ocho horas pensando en como habría sido mi historia contigo, cómo hubiese sido el reflejo que hoy no calla en el espejo. Perdóname amor pero las matemáticas no mienten y los tantos vacíos si que menos.
Llevo enésimos minutos tratando de averiguar las teorías que conceptúan concebir el pensamiento sin ti y tratando de estar en un respiro ambiguo, más sin embargo me quedo en mis intentos, imposible estar con tu ausencia aunque siempre lo hago , así que ya no me sorprende esta mala costumbre. Constituirme de ti en mis atardeceres ya no es otra cosa más que permutar las alas para volar entre los límites de mi conciencia que sólo repiten y repiten tu nombre y estos ojos que no dejan de llorar en la definición de los sueños.
La utopía de encontrarte y perderme en ti sólo me hace sumergirme en tus lagunas donde se nos arrancan las manías de estar sin nosotros.
Y de nuevo me posees en los pensamientos, en la omisión, en los callejones que arrinconan al final de la sin salida donde es humo el miedo de presentirte.
Lastimosamente para mí mi historia comienza contigo y termina con un te amo en los labios.

Abandonándome

2 Reflejos
Abandonándome

Hoy tengo esas ganas de abandonarme de mí y hacer de estos siglos de nostalgia una soledad que sólo queme en el vacío de quererte; sí, sólo se aprende cuando la espera es liquida, sólo
se nace cuando nos conocemos pero dime tú cómo nazco sin ti, sin ese calor de tus brazos.
Hoy brillas con el desvelo produce no tocarte, con el suspiro de no tenerte y el reflejo de tu silencio bordeándome por la esquina del beso.
La depresión es inminente en las horas muertas, en los callejones, en el asfalto donde pesan los zapatos, en la algarabía de los grillos, en el momento de tenerte así sea en el deterioro de este corazón, en los peces que nadan por mis venas, sólo allí.
¿Sabes? Siempre me permito dármelas de prodigio ambulante mientras mis plegarias sólo te nombran.
¿Dónde estas?
Sí, sí estás allí donde dueles, donde la tormenta sólo se calma en un beso de agua; no te lo he dicho pero siempre quedas como el respiro de las estrellas, como la risa de un niño, como la fantasía del verano, sigues allí donde me llueves lo único que no sabes es que aquí, aquí es desierto.
Hoy te mentí cuando dije no te amo, no es cierto, hoy más que todos los días, más que todo el pasado te amo, te amo en la ausencia que me arde, en la comprensión de tus dedos, en el recorrido que hacen mis hormonas al llegar al centro donde vierte en deseo, donde se hace nombre, donde se hace humo en este encierro, me doy miedo en esta sensación, no sé si hacer de esta fiebre cenizas o seguir hundida en el lodo de mis abandonos.

Cartas a él

2 Reflejos

Cartas a él III
Amor mío:

¡Vaya nunca te había saludado con esa expresión!
En este último tiempo te he escrito más de lo que yo misma creí que escribía.
Creo que es la madurez que me ha dado el sufrimiento la que me enseña a plasmar lo que soy entre los instantes de efervescencia; cuando la euforia quiebra mi voz, quiebra mis pensamientos y hace que esta cicatriz se descomponga y vuelva a doler, sabes ya estoy harta de que todo me duela, es más creo que ya no siento más dolor, ya es anestésico pensar en ti o al menos eso quiero creer.
Cada vez que intento suicidar un pensamiento tuyo es como asesinar una parte mía y hasta mejor resulta porque te deshago y te vuelvo a hacer a mi antojo y hago de cada pensamiento algo íntimo donde aprendo lo que eres, donde aprendo lo que soy.
La madurez que me da el hoy me confirma que puedo dejar de pensar en ti sin que me lastime, un poder que me permito como parte inmune a la esquina del pecho que no hace más que cabalgar en los segundos de tragedia que siempre sucede a mi alrededor, en la sombra de los espejos.
Nunca me fijé en los detalles, fue tan poco el tiempo en que nos amamos que todavía no sé porque hoy te has apoderado de estos recuerdos, será la emoción de que me buscaras, será que entre tanta soledad es la sensación de ti la que me hace dar uno que otro paseo alrededor del arco iris.
Hoy llueve afuera. Las lágrimas que he derramado hoy es simplemente el dolor de haber llegado en tiempo de vencimiento a tu costado, de saberme que no soy quien en el pasado logró humedecer tus latidos, pero quedan los hábitos para al menos tratar de parecer que nada pasa.

Amándote en ausencia

0 Reflejos
Hoy como siempre amanecí con ganas de amar tu ausencia, ya no hay más costumbre que esa, ya no sé como explicar este amor en vacío, no sé ni llamarte por el nombre que mereces.
Creo que son los instintos de mí los que me bordean en capa donde las grietas son los sudores que me dejan entre sus líneas, no es la misma cosa vivir entre miedos que tener miedo a vivir, no, no creo que sea miedo a amarte en tu ausencia es más bien la única forma que encuentro de respirar este aire de ti.
No es despertar sin aromas, es despertar con tu aroma haciendo de mis hormonas una tormenta que brama entre las sábanas, es recuperarte entre los riesgos de estar sin ti, es amontonarme en los siglos de mis horas cuando el ejemplo más exacto es rodearme de una porción de tus labios.
Ya no sé cómo llamarte entre mis defectos, recuerdos, catástrofe o simplemente marca exclusiva en mi ecosistema selvático.
Darte o prestarte cada uno de mis fenómenos es cuadricularme en la idea de abstraer cada uno de tus pliegues, de mirar cada uno de tus ojos y que los párpados se te cierren automáticamente para no mirarme, dices que te entristeces mirarme llorar cuando el frío se me enreda por las mejillas.

Cartas a él

0 Reflejos
CARTAS A ÉL II

Las malas decisiones de ayer sólo han dejado añicos de mí sobre tus manos, hoy te cancelé la deuda, la explicación ya está dada sólo que ni yo misma la entiendo ¿la entendiste?
Hoy soy diferente lo sabes, te lo dije no soy la misma que dejaste, no soy la misma que guardas en tu memoria, no soy la misma que quedó con una lágrima a flor de piel mientras por la ventana del taxi te alejabas, te alejabas, el adiós en ese entonces fue un hasta luego, Rosmery yo vuelvo, yo te amo y por eso te juro que vuelvo....
Todavía te espero aunque aquella carta diga lo contrario, siempre te esperé, sólo que entre esas largas horas, entre esos eternos ocasos quedé como estatua, pero para qué llorar cuando ya hoy no soy lo que creía ser, para qué cobijarte de nuevo. ¡Ah! Pero creo que mi naturaleza masoquista hace de mis sueños compartimientos tuyos, bordes donde tus besos son el límite, la esquina, la piel.
No, no puedo ser la misma; hoy recuerdo nuestras tardes a la orilla del mar, fantástico paisaje te gustaba sólo que nunca me lo dijiste hasta hoy cuando me dices que me amabas, y un te amaba ahora es más que eso, soy trágica así que no me creas, trato de que todo me duela en la profundidad de este centro de latidos para sentir, sentir que al menos siento....

Cartas a él

0 Reflejos
CARTAS A ÉL I

Hoy me encuentras cuando la fragilidad juega en una sonrisa de papel, cuando la lágrima es cotejo de una emoción que creía vencida en los callejones ambulantes del pasado, me buscaste o me intuías en la mala costumbre que hace de la tragedia la punzada álgida en el intento de las explicaciones, explicaciones que son hipótesis que dejan la dudas del no amor, de parecer que nada pasa y sabes me pasa todo.
Sólo llegas a saldar deudas, me dices estaba dispuesto a darlo todo por ti, ya no sé que sucede en esta demencia que me queda entre estas paredes de humo, hoy me duele el hecho de que me digas fuimos, el hecho de que me digas: ¿sabes Rosmery? Te amaba.
Hoy duele la conjugación en pretérito, duele saber que sólo fuimos y que ya no somos ni trémula sensación en esta eternidad de desierto.
De las cenizas que hoy somos, me prestas el aliento sólo para darle una ilusión de vida a esta muerte que me llama a habitarle entre sus rituales. Perdona mi cielo pero no puedo pintar una sonrisa cuando me estoy desmoronando.
Enfriarme con el hielo que deja tu nombre o quemarme con la fiebre que me produces, ya hoy es lo mismo, me has dejado con el dolor que causa la ausencia, pero hoy todo es autoprovocado, yo hice de tu ausencia un festín de lágrimas y hoy, hoy sólo me queda la costumbre sin ti.
Abandonándome en unos cuantos litros de alcohol sólo para sentir que siento es masoquismo, lo sé, aunque este dolor que provocas en los besos que dejé que se convirtieran en polvo o en el sentir que estas manos algún día te tocaron, te amaron, es quimera y pensar que hoy no son más que líneas que se quedaron habitando los silencios pero contigo es simplemente desoladora panorámica de ausencia, sin ti, sin mí y sabes me arde ¡carajo si que me arde!

Amor de hoy, de ayer, de siempre…

0 Reflejos
Amor de hoy, de ayer, de siempre…


Hoy te nombro en mis hábitos,
en los que no te olvidan, en los que se
balancean en el centro de latidos como
aquel recorrido al centro apocalíptico
del silencio.

Me sobrevives en la piel del beso,
en la grietas del miedo, en las siluetas,
en los azares que nos prestan las
emociones,
en el techo del mundo donde
volatilizamos nuestras pesadumbres,
en el deseo de ser ocaso en rasgaduras
del tiempo.

Te recuerdo como el primer día,
como aquellos días cuando llovíamos
en pleno desierto.

Nos amoldamos perfectamente en las
vocales de esas cuatro letras que hoy
duelen pero que te sienten, como ayer,
como hoy como siempre;


mientras, el corazón se inflama en el
surgimiento de ti, en los tantos bordes
lunáticos donde te amé, donde te amo,
donde te amaré...


Lamentos de hoy: sin ti

0 Reflejos
Lamentos de hoy: sin ti

Recostada en posición fetal,
hoy tu ausencia me arde en el hábito
de mí, en las imperfecciones, en lo que
éramos cuando la noche era capullo
de caricias.

Sucede, que desde que nos tomábamos
los deseos en festín de frío el gesto de
anularme en nube de esporas era la manera
más fácil de ahuyentar el miedo,

mientras los hasta nunca era la

vestidura de nuestra ávida
costumbre.

Me preguntas: ¿cómo es eso de que arde el
hábito de ti?

Arde como una punzada, como
abrir nuevamente una cicatriz que
creía sanada,

cuando creía que el vacío sólo era la
fiebre de estar sin mí, cuando creía que el silencio
que produce la soledad es prestado,

pero,
………..queda,
……………….quedas como aquel día que
dijiste te amo,

como un sueño de infante, como cuando los
jamás son momentos de nunca, así, así duele,
así me dueles, creo que así, así
nos dolemos…..

Suicidio en plano inverso

2 Reflejos
Suicidio en plano inverso

Exánime a toda punzada álgida
– el umbral es ya anestésico-

Y cuando las alas que nos
sostienen fallan ya es aterrizaje
irremediable.
Y
c
………..a
i
…….….g
….o
sin más ni menos
y me presiento en reflejos desusados
mientras el cristal roto es perenne
sentencia de ocasos desvencijados;

la crisis es cartel de todos los días
donde el “se busca” es mediática duda,
el simbolismo es causa efecto de una
aceleración sentida en este centro de
latidos constantes.

Y es frívola la oportunidad que me
encara y es cóncava la idea de
enfrentarla cuando en sus dos mitades
es demencia en plano inverso….

Fugandome

2 Reflejos


Fugándome …

Cuesta mantener el equilibrio
......................en el vértigo donde me sucedes,
..............en este laberinto con salida perfecta
.............................al centro de latidos,

la escapatoria me sonríe en una
hora rota donde el precipicio es
hambre de silencios.

La cicatriz perdura en este
vacío a medias donde lo efímero
arde al calor de la escultura de cera,

....................................me cuesta ser aire,
..........................ser fuego, rendirme y no

mezclarme con las tantos kilos

de apariencia;

el miedo me da mil formas
sólo consigo acomodarme
con una:

el baúl pretérito donde los
recuerdos son de sal y la lagrima es
usurpación de miradas en
fugas blancas….

Al temblor de dos cuerpos

0 Reflejos
Al temblor de dos cuerpos


Rito silencioso
al movimiento espasmódico
entre mis oberturas.

Cascada en camuflaje de ti,
humedal donde me
acostumbro sin mí.
…………………. (Contigo lasciva)

Exactos momentos,
dos,
…………….uno,
simbiosis en la fiebre de
mí,
…………..de ti
……………en burbujas
de ambos.

Amor,
amante, pretérito o
simplemente hoy conjugados
al temblor de dos cuerpos.


Llorando al pie del frío

0 Reflejos




LLORANDDO AL PIE DEL FRÍO

.......................Desterrando lustros

....................en sellos innominados
.............de inconclusa asfixia.


Delirante, aberrante
o simplemente estúpida
manía de procrear el dolor
en útero de fantasía.
..................- Ya es prostituta la idea
..............de albergarte en mis bordes
..............de papel-

Desbaratado gesto donde me
sucedes en ausencia mía,
..............en ausencia nuestra
donde los abismos son de débil
escala y de temible
..................paranoia;

y sólo digo que en la cama

de mis miedos las sábanas son
migajas de luna que
abrazan mis intemperies.

Arde,

sí, arde que volatilices
la herida que aún sangra en
este hemisferio
................de silencios,
que duela es acercarse

al fuego,

que arda es helarme en

polos opuestos y equilibrarse
nos es imposible en
........tempestades de llanto…

Horizonte de ausencia

0 Reflejos





HORIZONTE DE AUSENCIA


Señalar mi soledad es ineludible,
hurgar entre los vacíos que al final
son tus vacíos es impregnarme de ti
– sencillamente inevitable-

Ser contención de llanto cuando es
abanicado por la usencia es querer
robarle un rayo al sol,

tan imposible como mantenerse
en equilibrio cuando la cuerda
del tiempo es delgada capa de
recuerdos.

El goteo de ti es volátil espuma
.........................en pretérito.

Y en mi abecedario ya no cabe
tu nombre, ni tus rituales, ni tu
cuerpo aunque sea telaraña que
me obsesiona en labios de seda;

sí, me condeno a no traspasar la
barrera de ti y me
...............zig
za
.....................gueo
en mis conjugaciones de hacer
efímero los pronombres y eternizar
el olvido…


Lágrimas de mariposa

0 Reflejos
LÁGRIMAS DE MARIPOSA

Las lágrimas son
sueños rotos que caen
al abismo…..

...................Dejar de ser o
ser nada, al caso es lo
mismo sólo que con una
.....................pizca de maquillaje.

Creer que extrañamente
las alas hoy no vuelan es
como detenerse en tierra
y mirar arriba donde la luna
se hace más pequeña y
alucinantemente más lejana.

Soñar entre sombras es
dibujarse una estela en medio
de la frente que diga:
silencio prohibido sentir.

Casualmente me gusta
contradecir y abrazarte en
ausencia es la única manera
de presentirte cerca,

.............................sin embargo
soy hermética extensión de piel
fría que sólo se acostumbra a los
reflejos, .............................sin ti.

Tiemblo y me abro en flor
de agua como oasis en desierto
y no es suficiente para sentirte,
ni en los límites,

ni en la fragilidad de la mariposa
.......................donde existo entre
.....vacíos
y me abandono en este
.....................suspiro de anhelarte…

Amor de agua

2 Reflejos

Amor de agua

Ven mírame distante,
aprovecha la ceguera de
mis labios y bésalos despacio.

Anímate al encuentro de mis
anhelos, cúbreme con tu savia flor
de deseo.

Invéntame en el suspiro
de la tarde abnegada
de silencios.

Contempla el arrullo que deja
esta hambre en los espacios
y regálame fantasía, tú mi habitante de
aguas bravas….




video

Horas de papel

0 Reflejos



Horas de papel

Se ausculta el tiempo en
austeridad constante.

Acordes pulsátiles quedan luego
de que la seducción es nimiedad
que sangra, hielo titilante en bloques
de silencios.

Camino sobre la hierba del cosmos
que hoy como siempre es de sal,
parpadeo al borde de la caricia donde
soy diminuta capa sobre capa.

Me intuyo frágil en los
brazos del
reloj de arena que avanza lento
pero lastimero por este valle de
eufonías,

y me miro
y parezco bruma reflejada en el espejo,
y parezco arena en plano subterráneo
y parezco, parezco
__________________nada.

FLOR DE COLOMBIA

3 Reflejos



FLOR DE COLOMBIA

Rosa, poetisa, musa del Caribe
Oro entregado por el dios Bochica
Santa Marta su verbo nos repica
Más, de su canto la Poesía vive

E n su sensible corazón percibe
Ráfaga cálida de nota rica
Y nos alcanza de su patria chica
Pintura espiritual que nos revive

Imagen de heliconias y agapanto
Núbil doncella de canción tayroana
Intimo grito de dolor su canto

Lleva en su noble pluma tan lozana
Luz, que por eso empalidece tanto
A la Sierra Nevada Colombiana


Escrito por: Eduardo León De La Barra

Poeta Argentino.

Poema memorable

8 Reflejos



Poema memorable

Araño la noche para verte en la
torpeza de los sueños, te veo venir
entre las horas de mayo donde la
lluvia es de esperanza,

donde somos cóncavo y convexo,
pero hoy mis horas son de porcelana y la
piel es pálida almohada de deseo.

Mis preceptos discursivos son las utopías
que poco a poco pierden su agonía;

mi descanso es en jardines eternos
donde el vacío es calmante corriente
donde evoco mis recuerdos.

Mi intención:

pertenecerte en abstracción continúa,
donde los cuentos de hadas por motivos o
coincidencias se hacen realidad aquí en
este pedazo de poema memorable…

Sólo por ti

4 Reflejos

Sólo por ti


Sé que siempre cuesta mantener el equilibrio
y que tu espalda me limite, pero la sombra entre
sus altruistas llegadas trae el lamento
de la cruel distancia;

sólo me aferro a esos momentos donde las
miradas bastan, y el cielo es alfombrilla
de silencios.

Tú sabes que fluyes, que los salitres son
más que convergencias de dos mundos que estallan,
que la luz interna es la fiebre de pertenecernos,

que me alucino besando las noches
que atrapan las luciérnagas en un solo
gemido de luna,

sabes que mi tiempo y tu felicidad
son constantes de aproximaciones donde se unen en
aristas donde la tuya es cuento de hadas y la mía es
el papel donde los escribo...

y también sabes que la lamería
la perpetuidad por ver el edén en tus ojos…

Minúsculo deseo

0 Reflejos

Minúsculo deseo

Andan los límites regalando un
suspiro tibio donde la aurora
muestra su cara de preñez,
esa cara de fecundidad y me digo:

por las lágrimas que se secan, por
el soliloquio de este momento, por
los hijos que aún no nacen que mi
razón más certera será mi faz de congoja.

Los síntomas del amor se presentan de
vez en cuando, cuado el silencio hace
lo suyo en este cuarto donde las paredes
son de humo y el vértigo es pendiente
de mortaja.

La bifurcación es exhalación de las
tantas libido y es allí donde siempre
queda; después de tanto eco queda
silbar y plagarme a los tantos resquicios
que deja la fiebre de presentirte…


Volatilidad en alas de mariposa

2 Reflejos

Volatilidad en alas de mariposa

Soy dualidad en alas,
el viento es sueño roto y la silueta
es el péndulo indicando las horas
que intento coser con dedos paralíticos.

Descalza por este valle,
hundida hasta el fondo en la arena
movediza del destino,

el humo siempre vuelve a sus cenizas
donde soy fragilidad en pergaminos
de atardeceres.

El fallido es cumbre
borrascosa de deseo y
minúscula esquina en piel de ocasos
destartalados.

Soy desintegración de estados donde
la felicidad es utopía en plano de ambrosía
y la melancolía es plegaria de ironías.

Hoy me poso en las ruinas
de esta hoja en regresión
constante…