Quemándome la piel


Quemándome la piel
A Juan José

Amándote desde este silencio,
desde este vacío que grita tu nombre en
burbujas de tiempo.
Tú, reposando en paisajes de ayer,
de hoy, de siempre,
trastocando cada centímetro del alma,
bordeando cada ápice de mis labios;
y yo guardándome el último aliento en este
conjunto de letras, mientras,
sigues delimitándome el aire que respiro,
el latido donde naufrago…
tú, quemándome
la piel.

5 Reflejos:

Clara Schoenborn dijo...

Si señora: me sigue encantando este poema, este ruego volátil sobre un paisaje de poesía iluminada. Besos.

Rosmery dijo...

Mil, mil gracias siempre mi estimadísima Clara.
Besos de vuelta.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Hola: Llegué proque vi que sigues a Clara, a quien admiro como escritora. Y si disfrutas a Santa Marta, un abrazo de corazón porque ea tierra está en el mío.

Saludos y ojalá no te pierda de vista

ROSMERY dijo...

Gracias por estar presente Francisico y sí, Santa Marta es para llevarla en el corazón.
Un abrazo fuerte.
Y pues esperemos que no me pierda de vista, jeje.
Saludos cordiales.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Espero ir a Santa Marta en enero, y espero disfrutar del sol, de la brisa, y llenar mi alma de verso de mar

Una abrazo y espero seguirte leyendo